La ruta tóxica del carbón

HispanTV 18 views
La Patagonia, uno de los territorios más puros del planeta. Agua, glaciar, estepa, bosque, viento, habitante y fiordo.

Hace más de cien años llegaron los primeros colonos europeos. Para ellos, esas palabras se resumían en una sola; negocio. El habitante; un estorbo. Los civilizados colonos asesinaron a miles de indígenas que no conocían la propiedad privada, la acumulación de capital y el comercio mundial.

A principios del siglo XX, el estrecho de Magallanes era la única vía marítima entre el océano Atlántico y el Pacífico. Los vientos y mareas convertían a potentes fragatas, bergantines y vapores en barquitos de papel.

Punta Arenas de Chile, en el extremo sur del mundo. Historia de puerto, marineros, traficantes, bandidos, jugadores, estancieros, banqueros, cantineros, albañiles, contadores, buscafortunas, sicarios o fracasados de todo el mundo. El combustible de los vapores era el carbón. Esta fue una línea férrea especial que venía desde la mina de carbón “Loreto”, a 20 kilómetros, hasta este muelle. Debajo de esta pampa fría yace un estrato gigante de carbón.

Como hace un siglo, la historia se repite en la Patagonia. Esto lo saben bien en la ciudad y comuna costera de Quintero, tres mil kilómetros al norte, una de las zonas de sacrificio ambiental y humano designadas en Chile para pagar el costo de las oportunidades de negocio.

Add Comments